Un hincha del Rancing y un taxista del Sporting se enzarzan en una tremenda pelea a las puertas del Sardinero