El hinchable en el que murió una niña no tenía licencia