En uno de cada cuatro hogares españoles vive una sola persona