Una hoguera de San Antón casi acaba en tragedia