El azote de los carteristas en Barcelona: "Te estás ganando una collejita"