El hombre que mató a martillazos a su casero en Torremolinos convivió varios días con su cadáver