Cuatro horas dentro de un río en plena crecida agarrados a un árbol