Desguazaban coches de alta gama en 2 horas y los vendían por piezas