El hospital de Wuhan se acostumbra a vivir en plena cuarentena: ellas y ellos separados en todo