La hostelería, pro tabaco