Una superviviente del hotel Rigopiano: "Comí hielo y nieve para saciar la sed"