El mundo hostelero confía en repetir el récord de reservas del año pasado