Los estibadores mantienen la huelga aunque quieren seguir negociando