Una joven de 25 años inicia una huelga de hambre para reivindicar la custodia compartida