Los juguetes hacen una huelga simbólica para denunciar la publicidad sexista en el sector: "¡Basta ya!"