Madrid y Barcelona dicen adiós al colapso ocasionado por la huelga de taxistas