Una huella hace caer al ladrón de 140 trasteros en Barcelona