La lucha de Hugo, un bebé prematuro de 23 semanas, le convierte en protagonista de un corto