El hundimiento del Prestige ha supuesto un cambio radical contra la contaminación