El iPhone XS, a prueba de caídas