Desoladora imagen de la iglesia de Páramos, en Tui, tras la explosión