La imaginación puede ser suficiente para saciar el hambre