Los implantes retrasan el diagnóstico del cáncer de mama