La imprudencia de andar por el desierto, le costó la vida a un matrimonio francés