El incendio en el sur de Francia ya ha arrasado más de 7.000 hectáreas