El incendio más virulento del verano en Galicia arrasa 3.000 hectáreas