El incendio en Pollença sigue activo, pero ya no amenaza ninguna zona habitada