La Guardia Civil pilló a uno de los posibles pirómanos con un mechero en la mano