El casco antiguo de Bermeo, a merced de las llamas ante el miedo de sus vecinos