El incendio, controlado, podría haber arrasado 10.000 hectáreas