Un incendio que arrasó más de 2.800 hectáreas el año pasado en Cuenca fue provocado para ocultar un cadáver