El incendio del edificio en Londres recuerda al vivido en la torre Windsor de Madrid