El incendio de Moguer, casi controlado gracias al amaine del viento