La dura vuelta a la normalidad tras el incendio en Portugal