El origen del incendio de la residencia de Écija pudo ser un cigarro