El incendio de Toledo se detuvo a escasos metros de las viviendas ante la incredulidad de los vecinos