Los vecinos de El Quiñón abandonan sus casas ante la toxicidad del humo