Los incendios en California dejan más de 650 viviendas arrasadas y casi 40.000 evacuados