Tres meses después de los incendios en Galicia, las ayudas no llegan