Apagados los fuegos en una Cantabria que aún contiene el aliento y está alerta