El humo de los incendios convierte a Moscú en una ciudad fantasma