Los incendios han devorado ya más de 550.000 hectáreas de bosques