El fuego devora todo lo que encuentra a su paso en Redondela