Gran indignación entre los pasajeros de Renfe tras casi diez horas de retraso