Los indignados asaltan un súper para repartir comida entre los más necesitados