Uno de cada cinco ciudadanos aún es pobre a pesar de la recuperación económica