Las infantas siguen siendo parte de la familia real