La infanticida de Lloret mató a sus hijos por miedo a que se los quitaran