El 65 por ciento de infectados por VIH de países en desarrollo no recibe tratamiento