50.000 euros en daños, el infierno de un desahucio por impago en Gran Canaria